Historia

Dr. Esteve Guárdia Mas y Dr. Joan Solé Llenas

PrimerPrototipodeTCDe todos es conocido que los Rayos X (RX) nacen en Würzburg (Alemania) la noche del 8 de noviembre de 1895. Su progenitor fue Wilhelm Conrad Röntgen (Lennep 1845-1923). En España los RX, para uso médico, son introducidos por el Dr. César Comas Llaberia (1874-1956). Ello ocurre en la antigua escuela de medicina de la calle del Carmen de Barcelona en la sesión demostrativa del 24/II/1896 (todavía se conserva el aula con la mesa de mármol). Los primeros radiólogos españoles que trabajaron profesionalmente, fueron él mismo y su primo el Dr. Prió Llabería (1873-1929) en su gabinete privado en la calle Pintor Fortuny de Barcelona (ya desaparecido).

El diagnóstico radiológico crece y se hace complejo. En Europa y en España existe consenso general en otorgar el título de “padre de la neurorradiología mundial” al vienés Arthur Schüller (1874-1957) por su sistematización del estudio del cráneo óseo, normal y patológico.

GodfreyLos primeros resultados clínicos obtenidos mediante la TC se publicaron en la primavera europea de 1972, sorprendiendo a la comunidad médica. Procesos patológicos que previamente solo podían demostrarse, en forma indirecta, eran ahora demostrados en forma directa. Pocos descubrimientos médicos han recibido una aceptación tan inmediata y entusiasmaron tanto como la TC, revolucionando el trabajo médico en el mundo entero. Sir Godfrey Hounsfield obtuvo el premio Nobel de Medicina en 1979, compartiéndolo con Allan Cormack, físico sudafricano, que en los años 1963 y 1964 ya había publicado el concepto en el que se fundamenta la TC, pero cuyos estudios no alcanzaron un resultado práctico, probablemente por las limitaciones en el campo de la informática en su época. En España, el primer equipo de TC se instaló en Madrid en al año 1975.

Paul-y-PeterPocos años después de la construcción de los primeros equipos de TC apareció un nuevo avance tecnológico que revolucionaría la neurorradiología, la resonancia magnética (RM). El fenómeno físico de la RM fue descrito de forma independiente por los grupos de Félix Bloch y Edward M. Purcell en el año 1946, por lo que fueron premiados con el premio Nobel de Física del año 1952. No fue sin embrago hasta el año 1975 en el que P. Mansfield y A.A. Maudsley obtuvieron la primera imagen tomográfica basada en esta técnica (un dedo). Las primeras imágenes de RM del cerebro humano fueron publicadas en el año 1979 por Hawkes y finalmente en el año 1981, se instaló el primer prototipo clínico de RM en el hospital Hammersmith de Londres.

En reconocimiento a la aportación de la RM en el campo de la medicina, el premio Nobel de 2003 se concedió a Paul Lautebur y Peter Mansfield en representación de la gran cantidad de científicos que con su esfuerzo han convertido esta técnica en una de las pruebas diagnósticas más importantes en medicina. De hecho, un estudio realizado por Víctor R. Fuchs y Harold C. Sox en el año 2001 (Health Affairs 2001) mostró como la RM junto a la TC era considerada entre un amplio grupo de líderes de la Medicina Interna en los EEUU como la innovación médica más importante de los últimos 25 años.

PrimeraImagendeRMEn España el primer equipo de RM se instaló en el año 1983 en el Centro Médico de Resonancia Magnética de Barcelona, obtuviéndose las primeras imágenes el 14 de Diciembre de 1983 bajo la dirección de los Dres. Jaume Gili y Manuel Sanz.

Carta

Presidentes de la SENR

  • 1972 – Dr. Víctor Queimadelos García
  • 1974 – Dr. Carlos Parera Simonet
  • 1978 – Dr. Manuel Trujillo Peco†
  • 1980 – Dr. Juan Solé – Llenas
  • 1984 – Dr. Jordi Ruscalleda Nadal
  • 1990 – Dr. José María Mercader
  • 1996 – Dr. Antonio Pérez – Higueras
  • 2001 – Dr. Luís Nombela Cano
  • 2008 – Dr. Alex Rovira Cañellas

Sociedad Española de Neurorradiología

A comienzos de los años sesenta, algunos miembros de la Sociedad Española de Neurología (SEN), que se pueden contar con los dedos de una mano, se empezaron a interesar por la radiología del sistema nervioso central, y entre ellos debe destacar a Mariano Rovira Moliste, Manuel Subirán Cantarell, Ignacio Pascual – Castro viejo y Joan Solé Llenas. A todos aquellos pioneros les unía una vocación especial para el diagnóstico neurorradiológico, a partir de su formación inicial, médica o quirúrgica.

En la asamblea general de la SEN del año 1963, este grupo de “neurorradiológos” propusieron la creación de un “grupo de neurorradiología”, que tras una larga polémica fue aprobado por mayoría de asistentes. Debe destacarse el apoyo decidido en la creación de este grupo del entonces presidente de la SEN, Dr. Sales Vázquez y de algunos socios como los Dres. Subirana Oller, Tolosa Colomer, Obrador, y Ley Gracia, entre otros. Por votación se decidió la elección del Dr. Solé-Llenas como presidente y del Dr. Rovira Molist como secretario del grupo.

En 1964 el grupo de neurorradiología se reunió por primera vez en una sala aparte de la SEN. Fue una sesión modesta, con pocas comunicaciones que escasamente duró dos horas, y a la que asistieron algunos neurólogos y neurocirujanos interesados en la neurorradiología. Era condición previa para pertenecer al grupo de neurorradiología, ser miembro de la SEN, aunque posteriormente, se aceptaron miembros afiliados únicamente a la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM). Esta situación perduró hasta el año 1970, en el que se planteó la necesidad de constituir una sociedad independizada de la SEN, aún cuando se mantuviera una vinculación con la misma en cuanto a realizar las reuniones anuales de forma conjunta en Barcelona. Se formó una comisión que inició los trámites para la redacción del los estatutos y así constituir oficialmente la Sociedad Española de Neurorradiología (SENR), que fue registrada como tal en Barcelona, el 12 de junio del año 1971. En la asamblea general de la reunión de la nueva sociedad en diciembre de 1972, se leyó la comunicación del gobierno civil de Barcelona, en la que se notificaba que el 28 de febrero de 1972, quedaba legalmente constituida la SERN, eligiéndose al Dr. Víctor Queimadelos como su primer presidente.

Desde entonces la SENR ha ido incrementando no sólo sus socios, actualmente mayoritariamente radiológos, sino también sus campos, ya que desde sus inicios en que únicamente se contemplaba el diagnóstico de procesos intracraneales, se ha pasado a cubrir la patología raquimedular y de la cabeza y el cuello, tanto en sus aspectos diagnósticos como intervencionistas.