Preguntas frecuentes

 

Preguntas generales

Consulte preguntas frecuentes

 
 

Preguntas sobre Resonancia magnética

Consulte preguntas frecuentes

Preguntas generales

Debe informar a su médico sobre cualquier medicación que se encuentre tomando y si sufre de alergias, en especial a los medios de contraste. También informe a su médico sobre sus enfermedades recientes o cualquier otra condición médica.

Las mujeres siempre deben informar a su médico o técnico si existe la posibilidad de embarazo. Muchos exámenes por imágenes no se realizan durante el embarazo ya que la radiación puede ser peligrosa para el feto. En caso de que sea necesario el examen de rayos x, se tomarán precauciones para minimizar la exposición del bebé a la radiación.

Si van a suministrarle un sedante o anestésico durante el procedimiento, le informaran previamente y le explicarán las medidas a tomar después el procedimiento.

Para realizar esta exploración deberá estar en ayunas unas 6-8 horas. Asegúrese de contar con instrucciones claras de su centro de atención médica. Si se encuentra bajo sedante, no debe conducir durante las 24 horas posteriores a su examen, por lo que debería hacer arreglos para que alguien lo lleve a casa, no obstante y debido a que es necesario un período de observación a continuación del examen, es posible que quede hospitalizado.

Se le requerirá una analítica reciente que incluya función renal y pruebas de coagulación.

El equipo generalmente utilizado para el examen consiste en una estructura con la forma de arco que contiene el tubo de rayos x y un equipo fluoroscópico que envía imágenes de rayos x a un monitor similar a un televisor para la visualización, que se ubica en la sala de examen o en una sala cercana (angiógrafo digital). Esta estructura se encuentra suspendida sobre la mesa de examen sobre la que usted se recuesta. Una enfermera o técnico le insertará una vía intravenosa dentro de una vena pequeña de la mano o el brazo, que puede servir para administrarle un sedante o anestésico.

Se rasura, se limpia y se anestesia con un anestésico local el área de la ingle o brazo donde le insertarán el catéter. El neurorradiólogo intervencionista hará una pequeña incisión en la piel en el lugar de inserción del catéter (arteria). A continuación, guiará el catéter a través de las arterias hasta el área que se examinará. Una vez que se inyecta el material de contraste a través del catéter y llega hasta los vasos sanguíneos que se examinarán, se tomarán varias radiografías. Después se retira el catéter y se cierra la incisión aplicando presión en el área durante aproximadamente 10 minutos.

Al completar el examen, se le solicitará a usted que espere hasta que el técnico determine que las imágenes son de la calidad suficiente para que el radiólogo las lea.

Es posible llevar a cabo un angiograma por catéter en menos de una hora; sin embargo, el procedimiento puede durar varias horas.

Se realiza en salas de radiología digital dotadas de todo tipo de equipamiento anestésico al igual que existe en un quirófano, con presencia de un anestesista. Se emplea habitualmente sedación o anestesia general

Antes de comenzar el procedimiento, le pedirán que evacue por completo la vejiga. Sentirá un leve pinchazo cuando le inserten la aguja en la vena a fin de colocar la vía intravenosa. Es posible que experimente una breve sensación de escozor cuando le inyecten un anestésico local en el sitio donde insertarán el catéter, pero eso hará que el resto del procedimiento sea indoloro. No sentirá el catéter en la arteria, pero cuando le inyecten el material de contraste, es posible que sienta calor o experimente una leve sensación de quemazón. Tras una breve hospitalización podrá retomar sus actividades habituales y su dieta normal después del examen.

Un neuroradiólogo intervencionista, un médico específicamente capacitado para supervisar e interpretar los exámenes, analizará las imágenes y enviará un informe firmado a su médico remitente o de atención primaria, quien compartirá con usted los resultados.

Preguntas sobre Tomografía computerizada (Scanner)

Sí. El tubo de la TC donde se introduce el paciente es mucho menos rígido y estrecho que el de resonancia magnética, por lo que la sensación de claustrofobia rara vez se presenta. En una tomografía, el paciente se acuesta en la mesa de examen, que se mueve a través de un estrecho “anillo” (gantry, ver Figura 1). Usted siempre tiene una visión clara del espacio de exploración, y el personal puede verle y escucharle en todo momento.

No. Este procedimiento no es adecuado para su uso como medida preventiva. Sólo debe realizarse si se cumplen determinadas condiciones y su médico considera que está justificada.

No, el procedimiento también se puede realizar si usted es un paciente ambulatorio. Usted puede volver a casa de nuevo más tarde a menos que existan otras razones médicas por las que no deba hacerlo.

Aquellos pacientes con una fuerte alergia a los agentes de contraste tienen un alto riesgo de un incidente crítico. El procedimiento sólo debe realizarse después de una preparación adecuada y en aquellas situaciones en las que la TC pueda proporcionar información vital para el manejo del paciente. Por lo general, esto sólo se llevará a cabo en un hospital.

Por favor, cuando pidan una cita, aclaren si usted debe traer los resultados actuales de las analíticas de laboratorio (por ejemplo, la función de los riñones y de la glándula tiroides, o los parámetros de la coagulación sanguínea).

Sí. Por favor, informe su peso en el momento de la llegada en caso de que supere los 150 kg, ya que dependiendo del equipo de TC no podrá hacerse la exploración.

La TC, en general, no está recomendada para las mujeres embarazadas a menos que sea médicamente necesario, debido al riesgo potencial para el bebé. Este riesgo es, sin embargo, mínimo con la tomografía de la cabeza, ya que la irradiación que se recibe sobre la pelvis es prácticamente nula. Con los pacientes que están amamantando, la decisión también debe tomarse de acuerdo con la urgencia, y se ha de dar preferencia a otros procedimientos. Si se administran agentes de contraste, se recomienda no amamantar durante uno o dos días y disponer de la leche de la madre durante este tiempo, ya que el medio de contraste también se introduce en la leche.

La radiación a la que nos exponemos con la práctica de una TC craneal asciende a unos 2 mSV. Esta dosis corresponde a una exposición a la radiación natural de aproximadamente 8 meses.

Los exámenes de TC craneal son generalmente indoloros, rápidos y fáciles. Aunque la exploración en sí misma no causa dolor, puede experimentar cierta incomodidad al tener que permanecer inmóvil durante varios minutos. Si se utiliza material de contraste por vía intravenosa, sentirá un pinchazo leve cuando se inserta la aguja en una vena, generalmente de la mano o el brazo. Usted puede tener una sensación de calor durante la inyección del medio de contraste y un gusto metálico en su boca que dura unos minutos. De vez en cuando, se le puede desarrollar comezón y urticaria, que puede aliviarse con medicación, si se considera necesario. Si notara dificultad respiratoria, debe informar al técnico o la enfermera, ya que puede indicar una reacción alérgica más compleja. En caso de que la TC se realice a un niño, se puede permitir la entrada de un padre en la sala durante la realización de la prueba, aunque deberá ponerse el material plomado para evitar la exposición a la radiación ionizante. Algunas veces es necesaria la anestesia general o sedación en niños pequeños que no pueden mantenerse inmóviles. En este caso, los padres podrán permanecer en la sala de examen hasta que el niño se haya dormido. Después de la exploración habrán de esperar cierto tiempo en el servicio hasta que el niño esté completamente despierto y alerta. Cuando el examen se haya completado, usted y su hijo, podrán volver a la habitación o a casa si es un paciente ambulatorio. Después de un examen de TC, su hijo puede regresar a sus actividades normales.

Preguntas sobre Resonancia magnética

En la mayoría de los casos el procedimiento habrá terminado después de un máximo de 45 minutos. Puede ser necesaria la adquisición de imágenes adicionales para tareas específicas necesarias para el diagnóstico, que puede prolongar el procedimiento.

La emisión de ondas de radio necesarias para obtener las imágenes de RM produce bastante ruido, que puede llegar a ser muy molesto. Es por ello que se ofrecen a los pacientes protectores auriculares que minimizan estas molestias

Durante el procedimiento, el cuerpo se encuentra rodeado por un cilindro con un diámetro de aproximadamente 70 cm. Los pacientes claustrofóbicos deben hacer una preparación especial para este procedimiento. Las posibles opciones incluyen entrenamiento autógeno, pero los fármacos ansiolíticos también pueden ayudar a reducir la sensación de claustrofobia. Muchos pacientes encuentran que incluso se duermen durante el procedimiento. Si, a pesar de todo esto, sigue experimentando sensación de claustrofobia, pulse el dispositivo que tendrá en su mano y el procedimiento se detendrá inmediatamente. Algunos aparatos de resonancia magnética tienen una configuración abierta que reduce al mínimo la sensación de claustrofobia, por lo que puede considerar esta opción si las estrategias contra la ansiedad fracasan. Por último, si todas estas medidas fallan y el examen de RM es muy necesario, el procedimiento se realizará bajo sedación o anestesia.

No. Este procedimiento es caro y no es adecuado usarlo como medida preventiva. Sólo debe realizarse si se cumplen determinadas condiciones y su médico considera que está justificada.

No, el procedimiento también se puede realizar si usted es un paciente ambulatorio. Usted puede volver a casa tras realizarse la exploración a menos que existan otras razones médicas por las que no deba hacerlo.

Como regla general, este procedimiento es adecuado para todos los pacientes. Las mujeres embarazadas y los niños deben realizarse una resonancia magnética en lugar de cualquier otra forma de exploración, ya que los rayos X (radiografías) y la TC pueden ser particularmente peligrosas para estos pacientes, debido a que usan radiaciones. El uso de este método de imagen requiere sin embargo tomar algunas medidas de seguridad y de preparación especialmente en los siguientes casos: alergias al agente de contraste, implantes metálicos o limitaciones de la función renal (insuficiencia renal). El radiólogo o el técnico de la RM le pasarán una encuesta previa a la realización de la exploración con el objeto de averiguar si existe algún riesgo para su práctica.

Usted debe traer a los resultados de laboratorio más recientes (no más de 4 semanas), mostrando los resultados de la función de los riñones. Si usted tiene implantes metálicos, por favor traiga los documentos acerca de sus características y cualquier resultado de la prueba anterior en su caso.

La RM no produce ninguna exposición a la radiación. Utiliza ondas electromagnéticas, que no dañan el cuerpo.

Los exámenes de RM craneal son generalmente ruidosos y lentos, y será necesario que se mantenga inmóvil durante su realización para poder obtener imágenes de suficiente calidad. Para evitar el ruido se proporcionan unos protectores auditivos que lo amortiguan. Aunque la exploración en sí misma no causa dolor, usted puede experimentar cierta incomodidad al tener que permanecer inmóvil durante varios minutos. Si se utiliza material de contraste por vía intravenosa, sentirá un pinchazo leve cuando se inserta la aguja en una vena, generalmente de la mano o el brazo. Las reacciones al medio de contraste que se utiliza en RM son muy extrañas, y en cualquier caso el técnico o enfermera lo asistiría si así fuera necesario. Cuando la exploración se realice a un niño se puede permitir la entrada de un padre en la sala durante la realización de la prueba. Algunas veces es necesaria la anestesia general o sedación en niños pequeños que no pueden mantenerse inmóviles. En este caso, los padres podrán permanecer en la sala de examen hasta que el niño se haya dormido. Puede ser que haya que esperar un poco más de tiempo después del examen hasta que su hijo esté completamente despierto y alerta. Cuando el examen se haya completado, usted podrá volver a la habitación o a casa si es un paciente ambulatorio. Después de un examen de RM, usted puede regresar a sus actividades normales.